BANDA REAL #MUJERPERFECTA

Los hospitales enfermos

Por: Dr. Frank Espino

“La razón puede advertirnos sobre lo que conviene evitar; sólo el corazón nos dice lo que es preciso hacer” Joubert, J.


Quizás el título de este artículo resulte paradójico, pero aunque usted no lo crea las condiciones físicas estructurales de nuestros hospitales son deficientes y los hace vulnerables ante cualquier movimiento telúrico.
   
 Buscando datos sobre lo antes expuesto, nos encontramos con una página http://www.terra.com.do, donde nos expone lo siguiente: “República Dominicana no tiene ningún hospital preparado con infraestructura para enfrentar un sismo de magnitud moderada, porque se han construido respondiendo sólo a la demanda de servicios, pero sin planificación antisísmica”  Esto no tuviera la connotación sino fuera porque lo ha emitió una persona que tuvo injerencia directamente con estos establecimientos como  es el exdirector de Emergencias y Desastres de la Secretaría de Salud Pública, Carlos Manuel Cueto Rodríguez, quien además nos dice: “A esto se suma que casi todos los hospitales dominicanos carecen de señalización interna que indiquen por dónde salir o hacia dónde dirigirse en caso de presentarse un derrumbe, un fuego o alguna otra situación de desastre”. 

Dicho de otra manera no soportarían un terremoto de 7.5 en escala de Ritcher.
   
Nosotros no podríamos imaginarnos la hecatombe que podría ocurrir si estas fallas persisten. 
    
Usted sabe que estamos o somos propensos en cualquier momento a ser afectados por un sismo, ya que el último que afectó al país fue en 1946 y se dice que cada 50 años podemos ser afectados.
    
“Los hospitales han sido, a través de la historia, almacenes de enfermos y se han creado estructuralmente sin un criterio de atención y prevención ante los desastres” nota que destaca la Revista Terra/Actualidad en Internet.
   
 Cueto Rodríguez dijo:  “que el reforzamiento es importante porque si ocurre un sismo los hospitales no están preparados para responder tal como ocurrió en el terremoto del 1985 en México donde un hospital se derrumbó y murieron más de 250 médicos”. 

Dijo que: “el José María Cabral y Báez, de Santiago, es un hospital réplica en estructura de ese centro que sucumbió”  Por lo tanto,sería cientos los que morirían ante un temblor de gran magnitud en este centro hospitalario de la hidalga Ciudad Corazón, si estos defectos no son corregidos.
    
Lamentable que los hospitales del país no tienen señalización, ‘‘aquí ocurre un fuego en un hospital y la gente no sabe por donde va a salir, por lo que nosotros vamos a habilitar los centros para que si ocurre una desgracia el personal sepa por dónde va a salir’’
    
Evitar, es la mejor de las curas.  Aplaudimos la idea de crear una adecuada concientización  antisísmica, ya que no pensar de esta forma estamos ante la amenaza de una gran desgracia, que podemos evitar con mucha antelación.



El autor es médico, escritor y profesor universitario