BANDA REAL #MUJERPERFECTA

Mario Kreutzberger, “Don Francisco”: “He sido tentado políticamente muchas veces


Por: Allan Andino 

Mario Kreutzberger se encuentra en la oficina de un productor de Univisión. Son las 3 p. m. en Miami (1 p. m. en Costa Rica), y mientras le dan forma a un documental que le realiza la cadena hispana donde trabaja, atiende nuestra llamada, pensando en cómo reaccionará cuando sea el momento de despedir el programa que creó hace ya 53 años en Chile: Sábado Gigante (SG) .

Conocido mundialmente como Don Francisco, este ícono de la televisión comenzó en 1962 a transmitir en blanco y negro para hoy estar en alta definición.
El sábado dirá adiós a un proyecto que significó su vida, que cumplió sueños, que formó artistas, que regaló dinero, automóviles y que los fines de semana se coló en los hogares de 43 países.
¿Cuál es su sentir al estar tan cerca de cerrar el ciclo de Sábado gigante , este 19 de setiembre?
Tranquilo y nervioso. Tranquilo porque creo que he representado bien el trabajo de un equipo profesional, del que yo me he dedicado de por vida a esto. Nos vamos con los mejores ratings. La semana pasada fuimos primeros en las dos demográficas más importantes. Y nervioso porque paso a un estado que no he vivido desde que tengo 22 años. Es primera vez que voy a hacer un cambio tan radical, algo que se fue construyendo sin saber que alcanzaría 53 años al aire.
¿Tiene idea de cómo será ese último programa?
No creo que haya tantas sorpresas. Cuando iba a terminar este programa me ofrecieron hacer un especial inmenso, con 20.000 personas en un estadio. Pensé que no era lo correcto. El programa tenía que terminar en el mismo lugar donde se desarrolló y de la misma forma en que se hace. hay que respetar millones de espectadores que nos han apoyado estos años. A ellos va dirigido una sentida y modesta despedida.
”Este espacio era un espacio humano, familiar, sorpresivo, que buscaba novedades. Creo que tenemos que terminar como empezamos. Cerrar este ciclo con honor. Diría que hay mucha alegría y tristeza al mismo tiempo”.
¿Alcanzará a llorar?
No sé si llorar pero sí es sentido. Preocupante desde el punto de vista sin saber qué hacer, con el interés de mantenerme en esta compañía donde llevo (Univisión) 30 años, y en la otra compañía (Canal 13 de Chile) 53 años.
¿Cómo queda su estado contractual con Univisión?
Yo sigo bajo contrato en Univisión (vence a fin de año, pero con opciones de extenderlo). Cuando acabe hablaremos y buscaremos las mejores soluciones.
Según el comunicado de Univisión podría seguir con otro tipo de programas de entretenimiento, ¿qué hará terminado SG ?
Durante muchos años me he dedicado a los programas de conversación. En este momento estoy pensando en muchas ideas. También puedo proponer y desarrollar algunos formatos. Asesorar a otras estrellas y a la vez construir algunos formatos y programas de conversación para mí.
Pero, ¿usted quiere mantenerse en pantalla, frente a cámaras?
Es mi deseo. No sé si lo logre.
¿Va a pasar más tiempo en Chile o en Estados Unidos?
Igual que siempre, viajando.
¿Fue la falsa paternidad que le quisieron achacar el momento más duro en su carrera?
Creo que los momentos más duros los pasé cuando hubo un problema de salud con mi familia. Los otros momentos son duros pero publicitariamente. Duros en tema de imagen, en la impotencia que uno siente frente a los ataques que recibe por la popularidad. He sido atacado varias veces de forma falsa, amparado por la popularidad que me ha dado la televisión. Fue difícil. Afortunadamente todas esas acusaciones eran falsas y las pude demostrar.
¿Cómo está don Mario de salud a sus casi 75 años?
Le puedo decir que en este momento estoy sin ‘hacer salud’ (bromea), que significa estoy sin tomar ningún trago de alcohol de ningún tipo porque estoy a dieta.
Leí que se medica mucho por el control de la diabetes y tiroides...
Yo tomo muchas tabletas pero para cosas distintas. Una para la alergia, una para la diabetes, una para el colesterol. Recuerde que voy a cumplir a los 75 años (el 28 de diciembre). Ahora, hasta los 60 años no tomé ni una sola pastilla.
En entrevista en el 2013 me dijo que la fama es prestada, ¿usted quiere despojarse de eso y vivir más tranquilo ahora?
(Se toma unos segundos en responder). Es difícil de explicar. Cuando la tienes a veces te abruma y cuando no te preocupa. Entonces, ¿cómo se equilibra? Esto no es un trabajo, es una vocación. Esto lo hace uno porque lo siente. Es difícil de explicar porque un hombre de negocios piensa que su éxito está en la cantidad de billetes que obtendrá por un proyecto. Aquí el éxito es del aplauso, y a través del aplauso a lo mejor te pagarán un poco más o un poco menos, pero no puedes pretender ser un millonario haciendo esto. Se puede hacer cosas económicamente ineficientes pero gratificantes en lo personal.
¿Ya logró entrevistar al Papa Francisco, uno de sus deseos?
No. Me encantaría sobre todo por la admiración que le tengo y porque creo que podría hacerle una buena entrevista. Seguramente el Papa no cree lo mismo.
¿Le interesa la política?
No, para nada. He sido tentado políticamente muchas veces. Me han ofrecido ser candidato a puestos políticos y yo siempre sin pensarlo digo que esa no es mi vocación. No voy a terminar mis días en eso. Pero sí mi vocación es el servicio público. Me defino como gobiernista independiente. Es decir, me pongo a disposición de los gobiernos no para hacer cosas políticas sino para comunicar necesidades a la mayoría. Es una oportunidad de hacer un puente. Cuando hago entrevistas trato de preguntarle a los entrevistados lo que la mayoría quiere saber.
De padres judíos y agnóstico, ¿cómo explica sus creencias?
Bueno, no se confunda. Cuando uno es agnóstico puede creer en todo pero puede tener muchas dudas. Cuando es ateo no cree en nada. Teniendo algunas dudas y adaptando otras, es difícil de explicar. Tiene que ver con los actos de la vida. Prefiero ser creyente pero tengo mis dudas y eso me transforma en agnóstico. Además tengo la capacidad, el deseo e interés genuino de tampoco negar las creencias que no me son propias. Como agnóstico acepto las creencias de otros. Recuerde que he trabajado más de 45 años para la Universidad Católica (de Chile). Soy muy respetuoso de todas las creencias.
La pregunta es extraña pero, ¿se imagina su propio funeral?
No. Yo creo que eso no es lo importante. Lo importante es cómo voy a vivir mañana, no como voy a morir pasado. Hacer lo mejor posible, entregar lo más que pueda en esta etapa de la vida. Cuando pongan mi lápida, o cuando me toque, que pongan: “se murió el último día a última hora”.
Supe que es amigo del presentador y actor Leonardo Perucci, ¿cómo fue esa relación?
¿Cómo está él? ¿Cuántos años tiene ya? Él es un poquito mayor que yo, recuerdo (Es un año mayor). Siempre fue muy buena. Nunca tuve problema. Él fue un actor muy reconocido en Chile, pero parece que después en Costa Rica varió también a la conducción. Y había otro chileno que también vivía en Costa Rica, que era un muchacho rubio.
¿Nelson Hoffmann (hoy productor de Sábado feliz )?
¡Sí! ¿Qué es de él?
Es productor de televisión. ¿Qué les diría a ambos?
Felicitarlos por la carrera que han hecho. Si todavía están trabajando ya sea como productor, conductor o como actor significa que son personas de gran valía para la comunicación de Costa Rica. Ya se le pueden considerar tipicos pues llevan más de 40 años ahí.