BANDA REAL #MUJERPERFECTA

Merengueros les “serruchan el palo” a periodista Fausto Polanco, se apropian de su idea y lo sacan de espectáculo

(Juan Carlos Jiménez-Fuegoalalata)
El periodista Fausto Polanco tenía planes de presentar un gran espectáculo protagonizado por una serie de figuras representativas del merengue que fueron destacadas por él en su libro “Merengueros”, puesto a circular meses atrás y que constituye un homenaje a los exponentes del ritmo a través de los años.

Polanco ya había contactado a una gran cantidad de merengueros, quienes vieron con agrado el proyecto y hasta les confirmaron su participación en el evento musical que se escenificaría en la plaza Juan Barón de la capital.

Fausto Polanco entusiasmado comenzó a hacer solicitudes de patrocinios de entidades públicas y privadas que también saludaron su iniciativa e inclusive algunos conglomerados de medios le prometieron colocarle la publicidad de forma gratuita.

¡Pero tremenda sorpresa! los mismos merengueros que le habían dado el sí le “serrucharon el palo” a Fausto, se apropiaron de su idea y lo sacaron del proyecto cuando alguien “olfateó” dinero en eso.

Lo curioso es que quien producirá el show es el mismo manejador de orquesta, que cuando Fausto Polanco estaba en los aprestos de lanzar su libro “Merengueros”, se “inventó” una página en instagram dizque para promover el ritmo pero con el mismo nombre.

O sea que al editor de espectáculos del periódico El Día y ex presidente de Acroarte le han dado dos estocadas seguidas por parte de gente aprovechada que al parecer no tiene capacidad creativa propia y recurren al ingenio del otro.

Lo peor es la ingratitud de estos merengueros, por los que Fausto Polanco hizo un sacrificio económico grande que incluyó hasta préstamos bancarios y despojarse de ahorros familiares para poder imprimir un libro en donde se reseñan sus hazañas y hasta le ha servido de consultas a ellos mismos.

Sin embargo fíjense como le han pagado, dándole un “golpe de estado” en su propio proyecto.

Ni siquiera lo llamaron por “cortesía” y “delicadeza” para decirle “te sacamos, lo haremos nosotros”.

Dizque Polanco, quien se ha preocupado más por el merengue que ellos mismos, se enteró por terceros de la puñalada “trapera” que recibió y no le quedó más remedio que desistir del espectáculo.

Por eso es que el merengue está como está, por la mala fe, la voracidad y la ambición con que operan algunos personajes que solo les importan sus propios intereses.