BANDA REAL #MUJERPERFECTA

Audífonos: cuidado con tus oídos


La tecnología es increíble; nos ha permitido pasar del mecánico y aparatoso fonógrafo al electrónico y minúsculo reproductor digital. Pero como ocurre con todo avance tecnológico, su uso tiene impactos en la salud y en el ambiente. Te hablaré un poco del impacto que tiene el uso continuo de audífonos en tu sistema auditivo.
    
La historia de los audífonos comienza hacia 1937, a través del tiempo y con diversos diseños y materiales los audífonos han evolucionado hasta lo que son hoy en día: una versión miniatura de los altavoces que encuentras en un auto o una casa. Básicamente los audífonos funcionan convirtiendo la variación de una señal eléctrica en una variación de la presión en el aire, que en últimas es lo que interpretamos como sonido.
    
El sonido, sin entrar en detalles, tiene varias características como lafrecuencia y la intensidad. La frecuencia nos permite clasificar los sonidos como graves o agudos y la intensidad nos permite clasificarlos como fuertes o débiles. 

Los sonidos muy fuertes pueden producir sorderatemporal o permanente y aquí es donde aparece el tema importante de este artículo: no importa el genero músical, ni la marca de tu reproductor, ni el formato de audio, ni el tamaño de tus audífonos; el problema real es  la cantidad de tiempo que los uses y el volumen al que estén.
   
Cada vez más niños y jóvenes utilizan audífonos para escuchar su música favorita, el problema está en que lo utilizan por muchas horas y a volúmenes muy altos. De esta forma están afectando su capacidad auditiva y no lo notan, pues estos daños son progresivos y pueden manifestarse después en la adultez o la vejez.

El uso de audífonos por largos períodos de tiempo y con altos niveles de intensidad puede generar pérdidas en tu capacidad auditiva.
Te preguntarás, ¿cómo una cosa tan pequeña puede dejarme sordo? La intensidad del sonido depende de la distancia de la fuente, sé que eso suena un poco nerd, pero puedes intentar lo siguiente: haz que alguien te grite estando a dos metros y luego que te grite a dos centímetros, seguro notarás la diferencia.

Finalmente, un consejo:
Desconéctate, reserva un momento tranquilo en la comodidad de tu casa para disfrutar de tus canciones favoritas, a un volumen moderado en tu equipo de sonido. Tus oídos te lo agradecerán.

Por: Jorge de Jesús NUÑEZ GARCÍA