BANDA REAL #MUJERPERFECTA

Dueño de arma y acompañante de joven que disparó es primo del narcotraficante Florián Féliz

Onassis Alexander Cuevas Florián (a) Sandy y/o Alex El Grande, es primo del fallecido narcotraficante Rolando Florián Féliz. El hombre es buscado por la Policía por ser el propietario y acompañante de la joven que realizó varios disparos al aire en la madrugada del viernes en el frente de un centro de diversión de en el Distrito Nacional.

La información fue ofrecida por el vocero de la  institución, Máximo Báez Aybar, quien explicó, además, que Cuevas Florián tuvo cuentas pendientes con la justicia relacionadas al narcotráfico. También reiteró que es un hombre peligroso y lo instó a entregarse. En horas de la mañana lo había identificado.

“Nosotros exhortamos a Onassis Alexander Cuevas Florián (a) Sandy y/o Alex El Grande a que se entregue, ya que sabemos que es una persona de conducta violenta, de antecedentes criminales y lo importante es que él obtempere el llamado que le estamos haciendo para que se entregue”, dijo.

Bianka Hazim Madera fue la joven que realizó los disparos y quien, según Báez Aybar, señaló a Onassis Alexander Cuevas Florián (a) Sandy y/o Alex El Grande como el propietario del arma y a quien dijo que lo conocía desde hacía tres años y que solían salir a centros de diversión. La mujer fue apresada ayer viernes cuando se presentó al Plan Piloto en compañía de su madre, ya que era buscada por la Policía. Sobre ella el vocero dijo que ya fue interrogada y puesta disposición del Ministerio Público.

“Ciertamente es pariente de él y tiene antecedentes de temas de narcotráfico, lo que nosotros aprovechamos nueva vez para exhortarle que se entregue, que responda por las imputaciones en su contra para los fines legales correspondientes”, contestó cuando Claudia Rodríguez, de NCDN, le preguntó si era cierta la versión de que el imputado era familiar del famoso narcotraficante Rolando Florián Féliz, quien fue ultimado en la cárcel que guardaba prisión.

El narcotraficante, condenado a 20 años de prisión, recibió siete balazos de el capitán de la Policía Osías Jiménez, quien alegó que actuó en defensa propia cuando el recluso lo agredió con un cuchillo molesto porque le informó que una visita que había recibido ya concluía. El hecho ocurrió el 17 de mayo de 2009.

Por:Claudia Rodríguez