BANDA REAL #MUJERPERFECTA

La lealtad de Monchy Rodríguez

Por: Euri Cabral

El PLD tiene un gran reto de cara a las elecciones municipales de Santiago. Esta plaza política es una de las más complicadas del país, debido a una realidad electoral que muchas veces choca de manera directa con la realidad del país completo, porque los líderes políticos de Santiago deben representar de manera directa y clara los intereses de esa comunidad, sin importar mucho la presencia nacional o internacional de esos líderes.

Y aunque el PLD y el PRD establecieron un acuerdo político, uno de los municipios que quedó fuera de ese pacto fue Santiago. Y eso era lógico, pues de hecho, quien ganó las elecciones municipales del año 2010, fue el PLD, aunque quien emergiera como síndico fuera Gilberto Serulle, despojado de su candidatura dentro del PLD en aquel momento. 

Y pese a que Serulle fue en la boleta del PRD, todo el mundo sabe que su éxito estuvo determinado por una gran cantidad de peledeístas que votaron por él, como una forma de manifestar su disgusto por el error cometido por la dirección del PLD en esa ocasión, al apoyar a José Enrique Sued.

En esta ocasión, como en el 2010, el PLD tiene todas las posibilidades de salir victorioso y obtener la alcaldía de Santiago, la cual no ocupa desde hace 30 años. Para ganar Santiago, el PLD debe presentar un candidato que reúna en sí mismo todas las condiciones de un santiaguero de pura cepa, que conozca y posea experiencia en los asuntos municipales, que posea un gran sentido de lealtad y que pueda unificar a ese partido y a todo el municipio en la búsqueda de la transformación plena del mismo. Modestamente, entiendo que el candidato ideal para encabezar la boleta del PLD en Santiago, lo es Monchy Rodríguez.

Monchy Rodríguez es un santiaguero a toda prueba. Entregado como el que más a ese municipio y que conoce a cabalidad sus problemas . Tiene acumulada una gran experiencia como regidor, posee una gran formación profesional y presenta los planes más realistas y eficaces, para colocar al municipio de Santiago en la ruta de la modernidad y el progreso.

Pero la mayor cualidad que tiene Monchy Rodríguez es la lealtad. Y esa cualidad es una de las mejores prendas que deben exhibir los líderes políticos modernos. La lealtad se define como “el sentimiento de respeto y fidelidad a los propios principios morales, a los compromisos establecidos o hacia alguien”. 

Y quien conoce la historia de Monchy, sabe muy bien que ese principio de lealtad ha estado presente en toda su vida. De manera particular he sido testigo de la lealtad de Monchy hacia el presidente Danilo Medina. 

Ahora todo el mundo es danilista, pero Monchy ha sido un leal y verdadero danilista en los momentos más duros y difíciles del actual presidente. Cuando nadie creía que Danilo podría ser presidente y cuando muchos lo enfrentaban y lo denigraban, ahí estaba Monchy a su lado. Fiel, leal y firme.

Monchy Rodríguez es un hombre leal y amigo del presidente Medina. Y nada mejor para Santiago que un alcalde que pueda despachar de manera directa con el Presidente, pues todos estamos conscientes que un municipio de la importancia y la trascendencia de Santiago, necesita muchos recursos del gobierno central para el desarrollo de sus planes. 

Por eso Mochy Rodríguez es el alcalde ideal para Santiago: Es honesto, tiene capacidad gerencial, conoce a fondo los problemas de Santiago y sus soluciones, tiene una gran vocación solidaria y, sobre todo, es un hombre leal y entregado a la causa que defiende.