BANDA REAL #MUJERPERFECTA

Olga Lara, aunque nació en Azua, tiene raíces cibaeñas


SANTIAGO.-Olga Lara ha cumplido veintidós años que no pisa un escenario, para cantar como lo hacía antes, pero eso no significa jamás que el público se haya olvidado de ella. Quedó  demostrado con creces este miércoles pasado en Casa de Arte.
    
Su presencia en un “Encuentro con los grandes”, que auspicia este templo cultural, congregó  a una variopinta multitud que le tributó  aplausos y frases de elogios  a granel a la artista nativa de Azua pero con raíces cibaeñas ya que su padre, Elpidio Lara, era oriundo de La Vega.
    
“Tengo raíces cibaeñas”, atinó  a decir orgullosamente Olguita apenas inició  el encuentro que se realiza, cada dos meses, con la coordinación y moderación del profesor, folclorista y director ejecutivo de Casa de Arte, Rafael Almánzar Mármol.
    
La otrora popular vocalista, que se mantuvo en los primeros planos en el gusto de los dominicanos cuando estaba activa cosechando éxitos insuperables, detalló  a continuación los que fueron sus inicios en el mundo del canto.
   
 Su comienzo, en estos menesteres, fue coincidencias. Los primeros pasos los dio en los colegios de monjas Carmelitas y San José, de su pueblo. Luego, de la mano del periodista Frank Natera, llega hasta el profesor Bienvenido Bustamente y, posteriormente, hasta Yaqui Núñez del Risco.

“Cuando sea profesional vuelvo”
Con la timidez de una muchacha de campo “que acababa de apearse de un burro”, según sus propias palabras, llegó  al Show del Mediodía pero prontamente pasó  a Fiesta, de Teleantillas, donde alcanzó su real proyección y despegue definitivo en el medio artístico.
    
Recuerda que cuando se fue del Show del Media le dejó  una correspondencia a Yaqui explicándole las razones de su decisión. “Cuando sea profesional vuelvo”, le decía proféticamente la vocalista y psicóloga, además de profesora de aeróbico y de idiomas.
    
“Una vez que estaba en la casa, siento que tocan a la puerta, y era Yaqui que la buscaba para decirle: ahora es tu turno en el show, ya eres profesional”, recordó  Olga Francia Elena Lara Soto, que es su nombre de pila.
    
“No sé ni cómo me crie con ese nombre. A quien se le habría ocurrido”?, se preguntó en forma de broma. Olga tiene un gran sentido del humor.
 
El más concurrido
El Encuentro con los Grandes que tuvo como protagonista a esta vocalista ha sido uno de los más concurridos, confirmaron personas que asisten regularmente a estas actividades.
    
Desde temprano comenzó a llegar público  y en minutos el salón y el patio colateral de Casa de Arte estaban llenos. Esa noche asistió gente que no acostumbra a participar de ni este ni de otra actividad  nocturna, lo que llamó  la atención.
    
Una de la sorpresa de la noche lo fue el periodista Domingo Saint Hilaire, quien hizo un esfuerzo para estar presente ya que se encuentra alejado de los medios debido a sus achaques de salud.

A Olga el tiempo no le pasa
La cantante se confesó “media cibaeña” aunque nació en tierra azuana, en el sur-corto, como le llaman a esa parte. “Es que mi padre era nativo de La Vega y cuando pequeña venía a esa ciudad a cantar”,  sostuvo.
    
“Con orgullo digo que tengo raíces veganas”, agregó  sonriente esta vocalista para el que el tiemplo, que a veces es implacable, no parece pasarle  en vista de que físicamente se conserva bastante bien.
   
 Aunque en el próximo mes de septiembre cumplirá 63 años justo, ya que nació en 1953, realmente Olguita no aparenta esa edad. A ella no se le podría aplicar el que los anos “pasan, pesan y pisan”.
    
La artista y compositora, aparte de que físicamente luce bien, conserva además su dinamismo, su chispa y gracia. Tiene buen sentido del humor y esto parece ayudarle a conservar su figura. Alguien dijo: por cada sonrisa en tu rostro, hay una arruga que se borra.
   
 La muchacha del pelo largo
Recuerda los años de inicio de su carrera cuando llegó con su guitarra debajo del brazo, al Show del Mediodía siendo recibida por Yaqui Núñez del Risco. Había sido recomendada por el maestro Bienvenido Bustamente.
    
Pero apenas tuvo un par de presentaciones ya que, como no era profesional, no se sentía bien por muchos la veían rara. Entonces, dice, le envió una carta a Yaqui donde le explicaba que no volvería más  al programa.
    
Entonces pasó   a Fiesta, de Teleantillas, donde permaneció por varios años hasta que Núñez del Risco la volvió a buscar, reafirmándose su carrera como cantante.
    
“En principio nadie sabía mi nombre, porque no me conocían bien. En los estudios de televisión me llamaban “la muchacha de pelo largo”, recuerda Olga Lara al relatar parte de sus experiencias como artista.

Santa Teresita de Jesús
Recuerda Olga Lara algunas de sus anécdotas?, le preguntó  el conductor de Encuentro con los Grandes, el folclorista Rafael Almánzar Mármol. “Uf, miles”, respondió sin titubear.
    
Contó  esta de sus años de estudiante: En el pasillo del colegio había una imagen de Santa Teresita de Jesús con una mirada que parece perseguía desde donde se viera. Entonces la directora le dijo que tenía que portarse bien porque Santa Teresita la estaba chequeando.
    
Al principio se impresiono porque, como niña al fin, pensaba que sería verdad. Luego se dio cuenta “de la mentira”  entonces volvió a sus andanzas. “Eran cuestiones de muchacha”.
    
La intérprete de “Aprenderé”, “Te quiero mucho todavía” y “Cualquiera se engaña”, entre otros muchos temas que dio a conocer en su voz, confesó  que “nunca fue una niña tranquila”. Se casó a los 16 años y a los 17 ya tenía a Tony, su primer hijo.

Su tía Clarita, un ángel
Olga se hace acompañar, a donde quiera que va, de su tía Clarita, que ha cumplido 79 años. “Voy a Santo Domingo, voy a Azua y donde quiera, ahí está mi tía”, dice.
    
“Ella no me pierde ni pie de pisa. Es como especie de mi Ángel de la Guarda y por lo tanto, para mí, una dulce compañía”.

Contenta con Alex Matos
La cantante y compositora se siente muy contenta con lo que ha hecho el salsero Alex Matos que rescató  y grabó  su tema “Aprenderé”, que ella dio a conocer en baladas, llevándolo a los primeros planos de popularidad.

“Me alegra lo que ha hecho Alex con ese tema”, precisó. Ella no tiene planes de retornar a los escenarios, de los que lleva alejados 22 largos años. En cambio, sigue componiendo.

Tiene varios temas listos, revela, para que lo graben otros artistas que se lo han solicitado. Al parecer, una promesa muy fuerte de no volver a cantar la hizo alejarse del medio.

Cantante y psicóloga
La laureada artista, que es también instructora de aeróbicos y fue secretaria bilingüe, asegura que no es ni una cantante-psicóloga ni una psicóloga-cantante “sino que soy cantante y psicóloga”.
    
Tuvo consejos para las nuevas generaciones y para aquellos que van a incursionar en el canto. “El talento es lo más importantes”, les dice. “Con solo cantar bien no se llega a ninguna parte. Hay que tener talento también”, insiste.

Un derroche
El Encuentro con los Grandes de esa noche fue histórico pues se convirtió en todo un espectáculo ya que hubo performance, bailarines en escena y un video de la participación de Olga en el programa “Siempre en Domingo” de Raúl Velasco.
    
El grupo músico-vocal Ecos, del Centro Universitario Regional de Santiago, (CURSA/UASD) interpretó  varios temas  de los que popularizara esta vocalista y compositora.
    
El telón  cayo próximo a las 10 y 30 de la noche lo que el público aprovechó  para saludar a Olguita, pedirles autógrafos y hasta para hacerse selfies con  ella. “Aunque los selfies no me gustan”, había confesado en un aparte.
   
 Sin embargo, no rechazó ninguna solicitud, dejando a todo el mundo satisfecho  demostrando, con su forma de actuar, su sencillez, humildad y de  que, en verdad, Olga Lara es…otra cosa!

Por:Félix Jacinto Bretón