BANDA REAL #MUJERPERFECTA

El Turismo de Salud, una bomba de tiempo en la República Dominicana.

Por: Agustín de la Cruz (Sugar).
New York (SL) -El turismo continúa siendo una de las columnas económicas de mayor importancia en nuestro crecimiento como nación.
A nivel internacional y haciendo hincapiés en nuestras playas, paisajes naturales, cultura, entre otros, la República Dominica se promueve como el país que lo tiene todo,

A esa fantástica realidad se le agrega una nueva modalidad de turismo, la que cada vez adquiere mayor crecimiento e importancia, a la cual llamaremos “Turismo Salud”.

Turismo que se encuentra representado por un gran número de visitantes de diferentes nacionalidades, edades y sexo, quienes vienen mayormente de islas como “Martinica, San Martin, Curazao”, entre otras, con la finalidad de aprovechar los adelantos médicos y hospitalarios que estamos alcanzando.
Según nuestras investigaciones, hasta el momento todos vienen para ser atendidos en “La plaza de la Salud, Home de Santiago, Corominas”, entre otros, y hospedados en hoteles específicos de la ciudad, amparado por un supuesto acuerdo entre el seguro medico de los pacientes en su países de origen y los Hospitales en cuestión.

Dicho acuerdo, les permite recibir un todo incluido, el que incluye hospedaje, medicina, transporte, dieta y hasta una persona que le asista, este turismo se encuentra generando ingresos importantes para el país, pero sobre todo en la capital, epicentro donde se inició este tipo de procedimiento.

Sin ánimo de discriminar en un país con tantas deficiencias en servicios, sería importante saber ¿si nuestras autoridades están al tanto de esta realidad?

¿Si estos hoteles están poniendo en práctica algunas medidas de higiene especiales y si cuentan con un personal especializado para atender estos turistas que al final son enfermos?

¿Hasta qué punto el turista vacacional, podría sentirse cómodo compartiendo con personas que con todo su derecho están buscando superar una dolencia de salud?

Ojala y, no estemos poniendo en práctica el famoso dicho de que lo que importa es el dinero.